martes, 8 de abril de 2008

Sesión 18: La Revolución Rusa

La Revolución Rusa fue un resultado directo de la Primera Guerra Mundial. Como ustedes saben, esta guerra mató una generación entera, devastó las economías Europeas, y esparció miseria en todo el continente. El caos político en Europa Central y del Este fueron las revoluciones en Alemania, Austria, Turquía Otomana, y Rusia. Lo que llamamos la Revolución Rusa fueron de hecho dos revoluciones. La primera comenzó en Marzo de 1917 y resultó en la abdicación del Zar. La segunda empezó en Noviembre y llevó a los Comunistas Rusos al poder. La primera Revolución Rusa comenzó en Marzo 8, 1917, cuando el ejército de San Petesburgo se unió a las revueltas por comida que estaban ocurriendo en toda la ciudad. Sin apoyo militar el Zar Nicolás II abdicó en Marzo 2, y así terminaron más de 300 años de la dinastía Romanov en Rusia. Rusia había roto con su pasado autocrático, o por lo menos así parecía.
Una lucha de poder comenzó inmediatamente; cuerpos políticos rivales peleaban para controlar el gobierno. Por una parte, la Duma Rusa, un cuerpo representativo que había nacido a través de una revolución anterior en 1905, nombró un gobierno provisional. Por otra parte, los trabajadores y soldados en Petrogrado se habían organizado en las Diputaciones de Trabajadores y Soldados de Petrogrado Soviético, un cuerpo de 2’500 miembros que habían sido elegidos por soldados y trabajadores en Petrogrado. En la Duma un grupo llamado los Mencheviques emergió como líder en Julio de 1917 y nombró un gobierno Provisional, que rápidamente instituyó la política de continuar la guerra en contra de Alemania. En este punto, los aliados de Occidente mandaban una gran cantidad de ayuda a Rusia, y el gobierno quería mantener la ayuda fluyendo.
Sin embargo el Petrogrado Soviético, pronto mostró su gran autoridad. En Marzo 14, el Soviético publicó su famosa Orden Número 1, que pedía que el ejército solo obedeciera órdenes del Soviético. El Gobierno Provisional fue incapaz de detener esta orden, y el Petrogrado Soviético se restringió de declararse abiertamente el gobierno Real de Rusia por miedo a provocar un golpe de estado conservador.
Entre Marzo y Octubre el Gobierno Provisional se reorganizó cuatro veces. El primer gobierno estuvo compuesto enteramente de ministros liberales, con la sola excepción del Menchevique Aleksandr Kerensky. Los gobiernos subsiguientes estaban compuestos de coaliciones de diversas facciones. Sin embargo ninguno de estos gobiernos fue capaz de resolver los dos principales problemas que enfrentaba el país. Primero los campesinos, que siempre habían vivido al borde de la inanición en Rusia, comenzaron a tomar tierras sin la autorización del gobierno. Esto puso al campo en un estado de caos. Segundo, el ejército Ruso estaba colapsándose, y una defensa organizada en contra de los Alemanes era imposible.
A pesar de esto el gobierno provisional continuaba insistiendo en continuar la guerra. Esto era una mala estrategia, ya que la guerra se había vuelto cada vez más impopular. Cuando Aleksandr Kerensky se volvió la cabeza del Gobierno Provisional en Julio de 1917, primero tuvo que reprimir un atentado de golpe de estado por el comandante del ejército, Lavr Georgiyevich Kornilov. Aún así fue incapaz de detener la caída de Rusia hacia un caos político, económico y militar. El Partido Ruso Social-Democrático de los Trabajadores de Kerensky sufrió bajo la presión también, al separarse el ala izquierda de este partido en señal de protesta formado otro nuevo partido llamado los Socialistas Revolucionarios de Izquierda. Mientras el poder del Gobierno Provisional decrecía, el poder del Gobierno de los Soviéticos aumentaba. Para Septiembre, los Comunistas, también llamados los Bolcheviques, con sus aliados los Revolucionarios Socialistas de Izquierda habían tomado el poder de los Revolucionarios Socialistas y los Mensheviques en los Soviéticos de Petrogrado y Moscú.
La Revolución Rusa incluyó dos Guerras Civiles. Una era entre los Zares y los Revolucionarios Socialistas. La otra era dentro del socialismo, entre los Mencheviques y los Bolcheviques. Los dos grupos eran originalmente parte del mismo partido llamado el partido Ruso Social-Democrático de los Trabajadores. Sin embargo en 1903, una división ocurrió entre Vladmir Ilyich Lenin y sus seguidores y otro grupo alrededor de un Socialista llamado Yuly Osipovich Tsederbaum, que utilizaba el pseudónimo L. Martos. Martos quería que el partido fuera una organización de masa modelado en los Partidos Europeos Social Demócratas de occidente. Lenin sin embargo, quería que el partido fuera un grupo cerrado y cercano de revolucionarios profesionales devotados a derrocar el sistema político y económico. Cuando Lenin y sus seguidores obtuvieron una mayoría en el comité central del partido también ganaron el control editorial sobre el periódico del partido. Esta posición les dio el privilegio de nombrarse los Bolcheviques (aquellos de la mayoría), mientras que el otro lado se convirtió en los Mencheviques (aquellos de la minoría). Las etiquetas permanecieron, aunque en realidad la verdad era al revés.
En la noche de Noviembre 6, 1917 los Bolcheviques y los Izquierdistas Socialistas Revolucionarios llevaron a cabo un golpe de estado casi sin derramar sangre, al ocupar varios edificios de gobierno, estaciones de telégrafo, y otros puntos estratégicos. La organización de resistencia de Kerensky fue fútil y éste huyó del país. El Segundo Congreso de todos los Soviéticos Rusos, que estaba convocado en Petrogrado al mismo tiempo que el golpe de estado ocurrió, aprobó la formación de un nuevo gobierno compuesto principalmente de Comisarios Bolcheviques.
Ahora debemos considerar como eran estos Bolcheviques. Los Bolcheviques eran un partido Marxista ortodoxo cuya meta prometida era el derrocamiento del capitalismo. Su líder, conocido hoy en día como Vladimir Ilyich Lenin, nació bajo el nombre de Vladmir Ilyich Ulyanov en 1870 en una familia confortable de clase media. (Se nombró Lenin en 1901, para encubrir sus actividades revolucionarias.) Su papa era un maestro de escuela que había sido elevado dentro de su jerarquía al estatus de inspector de escuela. Su mama era hija de un médico y había recibido una pequeña herencia. Lenin era un buen estudiante, y por un tiempo parecía que se convertiría en un clasicista. Dos eventos sin embargo, cambiaron el curso de su vida. El primer evento fue el ataque Zarista a la educación pública. Sospechando de todas las fuentes potenciales de subversión, el gobierno amenazaba e intimidaba a la gente como el papa de Lenin.
El segundo evento fue la ejecución de su hermano por el gobierno Zarista por conspirar para asesinar al Zar. En Rusia, esto era mucho peor de lo que cabría esperar. No solamente la familia había perdido un integrante a la policía Zarista, pero ya que la familia había producido un criminal en contra del estado, también quedó estigmatizada. La hermana de Lenin fue enviada a Siberia como una fuente potencial de sedición. A pesar de todo en 1887, Lenin fue capaz de estudiar en la universidad de Kazan, pero fue pronto expulsado de allí por tomar parte en asociaciones ilegales.
Sin nada mejor que hacer, Lenin comenzó a leer a Marx y a unirse a los grupos de lectura revolucionarios Marxistas. Para 1889, Lenin se había convertido al Marxismo. Más tarde ese mismo año, la familia de Lenin se movió a Samara, en donde le fue posible estudiar leyes. Después se movió a San Petesburgo y abrió una práctica legal, aunque continúo con sus actividades revolucionarias paralelamente. En 1895, Lenin fue sentenciado a 15 meses en prisión por sedición y después de cumplir su término fue exiliado de nuevo a Siberia. En 1900, Lenin dejó Rusia y se movió a Munich, donde fundó el periódico revolucionario Iskra, que significa “La Chispa,” y organizó un partido político que eventualmente vencería a los Mencheviques. Con el estallido de la primera Guerra Mundial, tuvo que dejar Alemania para esconderse en la Suiza neutral, donde permaneció hasta 1917. En ese año los Alemanes le permitieron cruzar su territorio por tren, esperando que debilitara fatalmente el gobierno de su enemigo. Lenin llegó a San Petesburgo en abril 16 de 1917 y comenzó a trabajar.
Lenin era un Marxista dogmático. Creía firmemente en el derrocamiento del capitalismo, en el desarrollo de una sociedad sin clases, en el debilitamiento del estado, la dictadura temporal del proletariado, y eventualmente en el esparcimiento de la democracia comunista, prometiendo todas estas cosas antes de la revolución. El dogma Marxista decía que la revolución solo podía acontecer a través de la guerra, aunque cuando la Revolución Rusa finalmente sucedió, parecía que todo iba a ocurrir pacíficamente. Los Comunistas tomaron el poder y después la propiedad, con poca resistencia. Se le dio amnistía a la gente que se había opuesto a los Comunistas, y se intentaron evitar represalias. Sin embargo pronto la situación comenzó a cambiar, y el gobierno se volvió dictatorial. En Noviembre los Bolcheviques tomaron el control de todos los periódicos Rusos, dejando solamente que el Pravda y el Izvestia publicaran las noticias. (Pravda significa “Verdad”, e Izvestia “Noticias”. Un chiste eventualmente corrió en Rusia que iba así: “En las noticias no hay verdad, y en la verdad no hay noticias.”) En noviembre 22 el gobierno autorizó cateos de casa sin necesidad de órdenes de cateo. En diciembre 11 tomó todas las escuelas Rusas. En diciembre 14, los bancos fueron nacionalizados. En diciembre 21, el gobierno les dio el poder a las Cortes Revolucionarias para juzgar a enemigos de la revolución. En diciembre 29, todas las cuentas de banco fueron congeladas y el cargo de intereses fue prohibido. Así, en un periodo muy corto, el gobierno había tomado el poder sobre los esenciales de la vida privada. El dinero y la propiedad eran ahora controlados por el estado. Una serie de cortes canguro se aseguraron que nadie hiciera nada al respecto.
El cambio más importante del gobierno fue sin embargo, la reposición de la policía secreta Zarista Okrana con una policía secreta revolucionaria conocida como la Cheka. Al principio, la Cheka tenía un enfoque limitado. Tenía solamente 120 agentes y durante los seis primeros meses de la revolución fue responsable por 22 muertes. Incluso esta tendencia era preocupante, ya que el gobierno Zarista solamente (¡!) había matado a 17 personas anualmente. Para 1919 sin embargo, la Cheka estaba matando 1’000 gentes por mes. Dos años más tarde tenía 250’000 agentes de tiempo completo, mientras que el Okrana en sus mejores tiempos solamente tuvo 15’000. Además, la Cheka se gobernaba a sí misma, teniendo sus propias cortes secretas y campos penales para castigar a los enemigos del estado. (La habilidad de la Cheka para producir miedo en el Ruso promedio se evidencia en la palabra Chekista, que era un término peyorativo utilizado por el populista para cualquiera que trabajara para las fuerzas de seguridad interna de la Unión Soviética).
Es importante entender que Lenin sabía y apoyaba totalmente esta matanza. Su adherencia servil al dogma significaba que la burguesía debía ser eliminada como clase, más aún si impedían la revolución. Por esto la gente fue arrestada y matada, simplemente por pertenecer a la clase incorrecta. Esta actitud eventualmente llevó a la ejecución conjunta del Zar y su familia en Julio 16, 1918. Nada, ni si quiera piedad para los hijos del Zar, podía desviar la mano de la justicia revolucionaria.
El deseo dogmático de Lenin de matar sus enemigos fue socorrido por la difícil situación política en la que él y la revolución se encontraron. Después de que la Revolución Bolchevique comenzó, Rusia rápidamente descendió al caos. Durante un momento, dieciocho diferentes gobiernos existieron en Rusia, todos clamando soberanía sobre todo el país. El resultado fue una guerra civil masiva, particularmente entre Lealistas, Bolcheviques, y Mencheviques. Lenin respondió declarando la guerra a todos y esencialmente volviéndose un Zar Marxista. En este sentido, el giro Bolchevique hacia la violencia era inevitable, ya que el nuevo gobierno confrontaba una serie de problemas de problemas de todos lados. Primero, los alemanes ganaron la guerra e impusieron un tratado de paz severo para los Rusos conocido como Brest-Litovsk. Mucha gente dentro de Rusia se oponía a los términos del tratado, y esto le quitó apoyo al gobierno en un momento crucial. Segundo, los aliados occidentales invadieron Rusia por todos sus lados. Los Británicos y los Americanos aterrizaron sus tropas en el norte en Archangel. Los Franceses vinieron del sur. Y los Japoneses tomaron Vladivostok en el este. El gobierno comunista estaba en grandes problemas.
Sin embargo en este momento los Bolcheviques reaccionaron creativamente a las muchas presiones que enfrentaban, incluyendo tomar la decisión prudente de terminar la represión. En 1919, los Bolcheviques de momento declararon que los Mencheviques eran legales de nuevos. Mientras tanto, las fuerzas Zaristas llevaron a cabo su propia represión, matando a los simpatizantes Comunistas con abandono, lo que les quitó el apruebo de muchas personas que antes habían removido su apoyo de los Bolcheviques. Para 1921, la Guerra Civil Rusa había terminado, y León Trotsky comenzó a reformar el ejército Ruso para defender a Madre Rusia. Pagaría después su lealtad a la revolución con su vida. Los aliados no tenían ningún objetivo real en Rusia más que prevenir que los recursos que habían enviado fueran a caer en las manos de Alemania. Cuando la Guerra Civil terminó, ellos también se marcharon.
Ergo la resolución de la Guerra Civil fue, el momento perfecto para comenzar de nuevo la represión. Esto se estimaba necesario, porque incluso buenos revolucionarios se estaban volviendo en contra del nuevo gobierno. En Petrogrado-Kronstadt, por ejemplo, que es una isla en el puerto de San Petesburgo, los navegantes de la marina demandaron que Lenin cumpliera sus promesas anteriores acerca de devolver el poder al nivel local. (Lenin originalmente había comenzado la Revolución al grito de, “¡Todo el poder a los Soviets!”) Ejércitos Bolcheviques masacraron a los marinos, a pesar de que éstos habían estado en el centro de la revolución, y la necesidad para reprimir se intensificó mientras que la política gubernamental del “Comunismo de Guerra” se llevó a su máximo. Bajo esta política el gobierno tomó las riendas de la economía. Ilegalizó todas las uniones, ya que el punto de vista oficial era que como la Unión Soviética era un estado de trabajadores, el gobierno ya trabajaba para el interés de los trabajadores. Además, el gobierno tomó el control de la agricultura, yendo al campo y robando toda la comida que los campesinos producían para dársela a los trabajadores de la ciudad. Como anticipo de lo que sucedería con las políticas de Mao Zedong que devastarían a la economía China, el “Comunismo de Guerra” ocasionó rápidamente el colapso de la economía Rusa. Para 1920, San Petesburgo había perdido 75% de su población, y Moscú 50% mientras que la fuerza laboral industrial se había encogido en un 75%. Muchos trabajadores murieron en la pelea, otros murieron por hambre, pero muchos simplemente regresaron a la tierra. Así, la producción industrial paró y la manufacturación total cayó al 87% de los niveles de 1913. Esto era un retroceso de la tendencia hacia la industrialización que había comenzado bajo los Zares. Veinte años de progreso económico fueron destruidos en un solo golpe.
Los Comunistas pronto se dieron cuenta de que tenían que adaptarse o morir. Así que en 1921, anunciaron la Nueva Política Económica, que representaba un retroceso temporal de la implementación total del programa Comunista. Lenin en efecto se volvió un capitalista temporal y táctico, declarando que era perfectamente correcto dejar a los pequeños negocios funcionar independientemente como parte de una transición más grande. En 1922, el estado incluso reintrodujo el dinero, que había sido declarado ilegal al principio de la revolución. En cuanto a operaciones más grandes, el partido tomó el control de todas las industrias grandes, porque éstas eran cruciales para la economía y tenían demasiado poder para dejarlas fuera de las manos del gobierno. Así, los líderes del partido asumieron control de fábricas sin tener ninguna experiencia en la industria, y a los trabajadores no se les dio ninguna voz ni voto en la administración y manejo diario de ella, ya que el partido estaba, después de todo, de su lado.
La NPE logró estabilizar la economía Rusa, y a las políticas capitalistas se les permitió persistir un par de años. Un impuesto fijo sobre el ingreso del 20% fue instaurado, que de acuerdo a estándares históricos es bastante bajo. La agricultura revivió lentamente y la producción de comida incrementó, aunque sí hubo hambrunas en todo el país. Sin embargo los peores efectos de la hambruna fueron aliviados por un esfuerzo masivo de ayuda llevado a cabo por el futuro presidente de Estados Unidos Herbert Hoover. (En polémicas posteriores entre los Estados Unidos y la Unión Soviética acerca de quien comenzó la Guerra Fría este hecho fue olvidado en el lado Soviético, mientras que se le prestaba mucha atención a los ejércitos aliados que habían aterrizado en Archangel.) Incluso fábricas grandes tenían que trabajar de acuerdo a prácticas capitalistas un tanto ambiguas. Las compañías pagaban salarios a sus trabajadores, y los directores talentosos ganaban un poco más. Incluso era legal correr a gente que se negaba a trabajar. Las uniones comenzaron a aparecer y ganaron el derecho de negociar colectivamente, aunque solamente con compañías privadas. Sin embargo el potencial revolucionario de estas nuevas uniones fue detenido por el requisito de que los líderes fueran miembros del Partido Comunista.
La NPE también permitió la vuelta a la vida pública. Ya que ahora era legal vender y comprar bienes con fines de lucro, mercados locales muy vivos y pequeñas tiendas comenzaron a aparecer. Middlemen también comenzaron a aparecer. Conocidos como hombresNPE, jugaban al mercado al posicionar su dinero en productos o lugares particulares. Más impresionante fue quizás, que cafés abrieron en Moscú, un pueblo notablemente sombrío. Incluso permanecía la última señal de las empresas capitalistas, el interés. Ya que oficialmente el interés era ilegal, el gobierno comenzó a sacar bonos que costaban 95 rublos y podían ser canjeados por 100 rublos después de que pasara un determinado tiempo.
Sin embargo Rusia iba en dirección de más problemas, ya que el capitalismo y el dogma del Partido Comunista no podían existir en el largo plazo, como Mikhail Gorbachev descubriría mucho más tarde. Ya que algunas personas se volvieron ricas e independientes, el colapso del gobierno fue inevitable. Ya en 1921 Lenin públicamente denunció la libertad de expresión, llamándola desviacionismo. Además, mantuvo su sistema de control autoritario. Lenin prometió durante la revolución que la Cheka sería disuelta después de que el polvo se calmara, y cumplió esa promesa, hasta cierto punto, cuando disolvió la Cheka y la renombró GPU en 1922. Después esta organización se volvió famosa en el mundo bajo sus iniciales KGB, o el Comité de Seguridad Estatal. La necesidad de las herramientas de opresión nunca desapareció mientras que el estado Soviético existió.
Lenin murió en 1924, dejando detrás una situación política bastante inestable. Nunca hubo un procedimiento claro de sucesión y una batalla por el poder siguió. Para 1928, Josef Stalin había logrado llegar a una posición de supremo poder, y las tendencias autoritarias que habían comenzado con Lenin alcanzaron su desarrollo máximo. En 1928, Stalin terminó el NPE, porque nunca resolvió el problema de suplementar cantidades adecuadas de granos a las ciudades. Luego impuso en la gente de Rusia un programa de colectivización masivo que mató a millones. Al final de la década de los veintes y al principio de os treintas el gobierno privó por la fuerza a todos los campesinos rusos de su tierra, produciendo una hambruna en el campo. Además, para 1931 el estado reimpuso sus controles sobre la producción y el comercio. La Unión Soviética ahora estaba sin ningunas libertades económicas. También era un estado policía y permanecería así hasta su disolución final en 1991.